Personajes de Punjar: Lenthya, la Dama Nocturna

darklady

Lenthya, la Dama Nocturna
Humana, Noble, Alcahueta del Soto de las Jóvenes Muertas

Apariencia: Lenthya es una mujer madura pero hermosa ataviada siempre con los mejores ropajes, generalmente de negro, y perfumada siempre con las mejores esencias, aunque aparenta ser noble en realidad es la hija bastarda de un hermano del cabeza de familia de los Indragi. Su cabello es negro como la noche, sus ojos claros y siempre porta consigo un misterioso gato negro.

Pasado: Lenthya, nacida de un escarceo amoroso entre un segundo hijo de la familia noble de los Indragi, Leon Indragi, y una bailarina extranjera que actuaba en varios salones del Pulgar del Diablo, Sarsya la Dulce, fue criada entre bambalinas por su madre y sus compañeras, haciendo que su madurez e inteligencia tuviesen que sobrepasar a las de otros niños de su edad para sobrevivir a un entorno tan cambiante, vibrante y a veces peligroso como ese. Cada noche su vida era un ajetreo constante, tras los telones del salón de turno, en un mar de marineros ebrios, mercenarios buscando diversión y algunos nobles intentando pasar desapercibidos. En este último grupo podría encajar su padre, quien, de buen carácter, solía visitarla casi todas las semanas, llevándole vestidos, perfumes y otros regalos, que pronto hicieron de ella toda una princesa del distrito del Pulgar del Diablo.

Durante su juventud fue toda una experta en amoríos, entregándose a diferentes relaciones, siempre con jóvenes nobles que escapaban a aquel distrito en busca de libertad, por lo que sus encuentros a menudo se daban en el Soto de las Jóvenes Muertas. De este modo, siendo una adolescente, se enamoró de Rudeon Drucaul, el heredero de la familia noble del mismo nombre, destinado a suceder a su padre como cabeza de familia en el gran palacio de la Alta Corte. La relación fue tortuosa porque su padre, Denthor, se oponía tajantemente a ella y siempre debieron llevarla en el más absoluto de los secretos. Una de las doncellas del padre, Carmila, fingió durante semanas favorecer la relación entre Rudeon y Lenthya para ganarse la confianza de estos. Una noche de luna llena, cuando ambos se encontraban en el Soto de las Jóvenes Muertas para disfrutar de su amor, al finalizar su cita y alejarse Rudeon, Carmila apareció como una sombra tras los árboles del Soto, con una sonrisa helada que Lenthya no supo entender. Esa noche había recibido de manos de su amado una prueba de su amor, unos pendientes y un colgante de amatista tan hermoso que apenas podía admirarse directamente sin quedarse embelesado por él, tal era su capacidad de atracción. Con él en el pecho, Lenthya comenzó a hablar con Carmila, quien esa noche mostraba una mirada diferente, tremendamente dura. Al solicitar ver el nuevo colgante, Lenthya llevó sus manos hacia su nuca para poder soltárselo y fue en ese momento cuando Carmila clavó una daga en ella, alcanzándole en el abdomen y haciendo que la sangre comenzase a teñir de rojo su vestido. La doncella traicionera huyó rápidamente entre las sombras del soto no sin antes haberle arrebatado el colgante, dejando a la joven acuchillada completamente desvalida, incapaz de emitir más que unos confusos gritos de dolor.

Lenthya sobrevivió al ataque, fue socorrida por otra joven que se encontraba cerca junto a su amante y llevada a manos de una curandera del Pulgar del Diablo, quien consiguió detener la hemorragia a tiempo de salvar su vida. Dada por muerta por el cabeza de familia de los Drucaul, hubo de esconderse a partir de entonces de las miradas de los nobles que frecuentaban el Pulgar del Diablo, sabedora de que su suerte dependería a partir de entonces de su habilidad para ocultarse. Jamás volvió a ver su amado Rudeon, aunque supo que él lloró su muerte. Tras años de dolor, Rudeon acabó casándose con una de las jóvenes nobles que su padre le escogiera. Lenthya dedicó su vida desde entonces a facilitar los encuentros entre otras chicas como ella y jóvenes nobles enfrentados a su destino, aunque siempre lo hacía envuelta en el misterio y en las sombras, sin revelar su nombre real. De este modo fue labrándose un destino como Alcahueta y ganándose el favor de muchas jóvenes parejas cuyos encuentros en el Soto le hacían revivir los suyos propios.

Una de las hijas de Rudeon, Amthara, es ahora ayudada por Lenthya en sus citas con un joven músico del Pulgar del Diablo, aunque ambas desconocen la identidad de la otra. Amthara, ha visto, eso sí, los pendientes de amatista de Lenthya, a pesar de un velo oscuro que llevaba sobre el rostro y sospecha de algo puesto que ha visto el colgante a juego desde pequeña en el pecho de su padre. Está decidida a investigar quién es esa misteriosa mujer que facilita sus encuentros con su amado y qué relación guarda con su padre.

Este es un personaje de Punjar, La Joya Sin Lustre, ciudad que aparece en la Aventura para Dungeons & Dragons 4ª Edición titulada Mercenarios de Punjar, publicada por OkGames y ya disponible en tiendas normales y en la tienda online de OkGames.

Descubre mucho más sobre Punjar, La Joya Sin Lustre en:

Página Oficial de las Dungeon Aventuras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: